Escrivá reconoce que la Seguridad Social sufre de falta de personal y avanza nuevas contrataciones

Según anunció el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, la falta de efectivos en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) está provocando un colapso administrativo en las tramitaciones de prestaciones sociales (ingreso mínimo vital) y los ERTE que llevaron al límite tanto al sistema como a los propios funcionarios.

   

Así lo reconoce Escrivá que, asumió oficialmente ayer, que la plantilla de la Seguridad Social atraviesa una “situación muy difícil” por la falta de personal y el exceso de trabajo y adelantó que el Gobierno -además de las subcontrataciones ya realizadas con el sector privado- prepara ya un refuerzo adicional de sus recursos humanos en los presupuestos de la institución para 2021, para la incorporación de 550 nuevos funcionarios con plaza fija.

   

Los sindicatos creen que esta medida llega tarde y no solucionará los problemas de inmediato de la institución. La precariedad de medios disponibles y la pérdida de efectivos sin capacidad de reposición, tanto en el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social), como en la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social) y en el CAISS (Centro de Atención de Información de la Seguridad Social) ha provocado un bloqueo de atención presencial de hasta tres meses en algunas provincias. Fuentes sindicales han confirmado que se ha solicitado “por activa y por pasiva” un refuerzo de plantilla de por lo menos 1.000 interinos para el INSS y otros 250 para la Tesorería, pero todavía no ha sido aprobado por Hacienda, por lo que sigue sin cubrirse el déficit de plantilla acumulado, y que en los últimos años ha alcanzado el 21%. Si este apoyo finalmente llegara, solo sería de manera temporal, un mínimo de 12 meses y un máximo de 36.

   

La situación de los funcionarios es muy complicada. No se han reforzado ni cubierto vacantes durante los últimos años como debería”, admitió el ministro, que extendió la mala situación de su departamento a las oficinas de Extranjería, que “están infradotadas” y “no están en el nivel en el que deberían estar desde el punto de vista tecnológico”.

     

news-botón